Abbott

Cuerpos cetónicos

Con la diabetes, puede no haber suficiente insulina para ayudar a sus músculos a absorber la glucosa de la sangre. Así, cuando los músculos necesitan más energía, comienzan a “quemar” la grasa. Esto produce productos de metabolización de las grasas llamados cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos son ácidos tóxicos que aparecen primero en la sangre y finalmente pasan a la orina. La acumulación de estos ácidos en el organismo puede dar lugar a una afección llamada cetosis y, a medida que se agrava, a cetoacidosis o CAD.

La cetoacidosis diabética (CAD), si no se trata, es una afección que supone un riesgo para la vida. Los síntomas pueden incluir aliento cetósico, orina frecuente, debilidad, náuseas y vómitos, confusión y, finalmente, pérdida de consciencia. La CAD puede producirse tanto en la diabetes de tipo 1 como de tipo 2, aunque es más habitual en el tipo 1. Pregunte a su profesional sanitario cómo puede incorporar las pruebas de cuerpos cetónicos en sangre a su plan de control diario de la enfermedad y cómo ayudar a evitar el avance hacia la CAD.

¿Por qué realizar pruebas de cuerpos cetónicos en sangre en lugar de en orina?
Las pruebas en orina sólo aportan información acerca de cuáles eran los niveles de cuerpos cetónicos de dos a cuatro horas antes de realizar la prueba y dependen de que el paciente pueda orinar. La American Diabetes Association afirma que es mejor realizar pruebas de cuerpos cetónicos en sangre que en orina, dado que la prueba sanguínea es un método más fiable para diagnosticar la cetoacidosis diabética (1) Los cuerpos cetónicos se detectan en la sangre mucho antes que en la orina, por lo que las pruebas de cuerpos cetónicos en sangre pueden proporcionar una advertencia temprana de una CAD inminente.

¿Cuándo debo realizarme una prueba de cuerpos cetónicos?
Pregúntele a su profesional sanitario cuándo debería hacerse una prueba de cuerpos cetónicos. Muchos expertos en diabetes aconsejan realizar una prueba de cuerpos cetónicos durante crisis agudas de la enfermedad, en situaciones de estrés o cuando las concentraciones de glucosa en sangre sean elevadas de forma constante.